persona obsesiva

Pensamientos obsesivos, ¿Que puedo hacer para callarlos?

Las personas con un perfil perfeccionista de personalidad necesitan asegurarse constantemente de que todo lo que hacen es correcto y está bien, necesitan sentir que tienen el control de todos los aspectos de su vida. Estas personas no pueden detener el pensamiento que se vuelve obsesivo, analizando una y otra vez el mismo hecho, pensamiento o sentimiento, entrando en un bucle del que no pueden salir. Esta situación les genera una inmensa angustia y todos sus esfuerzos se focalizan en intentar liberarse de esos pensamientos con el objetivo de relajarse y sentirse bien. La paradoja se da en que cuanto más luchan por salir de ellos y por convencerse a sí mismos de que esos pensamientos son exagerados, poco realistas y muy improbables más fuertes se hacen en su mente, llegando un momento en que temen volverse locos y sienten que han perdido completamente el control sobre ellos. Necesitan recuperar el control esforzándose por poner más control, analizando una y otra vez el mismo hecho o pensamiento y añadiendo, con cada análisis, nuevos elementos que lo hacen aún más angustioso.  Es en este momento cuando la persona se ve inmersa en un bucle del que es imposible salir por sí misma y en muchas ocasiones es el motivo de búsqueda de ayuda profesional.

 

Algunas claves para aliviar este malestar:

 

  1. Deja de intentar controlar tus pensamientos. Cuanto más luches por liberarte de un pensamiento con más fuerza volverá a tu mente, son como una pelota de frontón.
  2. Haz una lista de actividades que quieras hacer y dedícalas tiempo cada día, esto hará que sientas que estás haciendo cosas productivas.
  3. Mantente ocupado la mayor parte del tiempo.
  4. Haz lo que debes y está en lo que haces, mete la cabeza en lo que estás haciendo en este momento, aquí y ahora.
  5. Fija un horario para mirar el móvil y el ordenador, especialmente facebook y whatsapp. Intenta no llevar el móvil encima permanentemente, esto hará que abandones la vigilancia y que te sientas más relajado.
  6. En las redes sociales ofrecemos la mejor imagen de nosotros mismos, eso no quiere decir que nuestra vida sea perfecta, simplemente lo negativo lo intentamos ocultar. Cuidado con interpretar que a todo el mundo la vida le sonríe menos a mí.
  7. Deja de analizar todo lo que haces, el resto de personas lo habrán olvidado y tú sigues dando vueltas a algo que ya pasó y que nadie recuerda excepto tú. No eres tan importante para que el resto del mundo esté todo el día pensando en ti.
  8. Dedica unos minutos al día, a hora fija, para pensar sobre todas esas cosas que te preocupan, para ponerte en la peor situación, deja que te inunde el malestar que te produce vivirlas como ciertas, no intentes quitar nada de malestar, deja que salga toda la angustia que puedas experimentar. Pon una alarma y cuando finalice el tiempo fijado te levantas, te lavas la cara, y no vuelves a pensar en ello en todo el día hasta el día siguiente. Si volviera el pensamiento simplemente contéstale “mañana pensaré sobre ello, ahora estoy en otra cosa” y sigue con la actividad que estés realizando en ese momento.