niño siendo castigado

Técnicas de modificación de la conducta

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE LA CONDUCTA

Las técnicas utilizadas en Modificación de Conducta se derivan de los principios de análisis conductual desarrollado por Skinner (1938, 1953, 1987). De acuerdo con este enfoque se considera que la mayor parte de la conducta humana se emite libremente por parte de la persona, en vez de responder de forma automática a una estimulación puntual. Eso sí, la conducta, aunque se emite libremente está regulada por sus consecuencias, por los efectos que su emisión produce sobre el medio ambiente, de ahí el nombre de “conducta operante”. Se denomina “operante” a cualquier clase de conducta que altera de una forma u
otra el medio.

Una conducta puede alterar el medio de dos maneras: añadiendo estímulos que no estaban presentes, o retirando estímulos que ya existían

Así mismo hay dos posibles maneras en que las consecuencias del medio pueden alterar las conductas: aumentando su probabilidad de aparición o disminuyéndola.

Considerando las variedades anteriores se pueden dar seis posibilidades:

1. Añadir un estímulo reforzador que aumenta la probabilidad de la conducta a la que sigue: Refuerzo positivo.

2. Retirar un estímulo aversivo que aumenta la probabilidad de conducta: Refuerzo negativo.

3. Añadir un estímulo aversivo que disminuya la probabilidad de la conducta: Castigo positivo.

4. Retirar un estímulo reforzador que disminuye la probabilidad de la conducta: Castigo negativo.

5. Hacer que la conducta no sea seguida por un estímulo reforzador que habitualmente la seguía, lo que disminuye su probabilidad de aparición: Extinción.

6. Hacer que la conducta no sea seguida por un estímulo aversivo cuando habitualmente la seguía, lo que aumenta su probabilidad de aparición: Recuperación.

Estas técnicas se han aplicado de manera exitosa en programas dirigidos a instalar hábitos de auto-cuidado, aprendizaje del lenguaje, habilidades sociales, aprendizaje de tareas en psicóticos y personas con deficiencia mental, eliminación de conductas desadaptativas, (conductas autoestimularías, rabietas…), disminución de la delincuencia juvenil, mejoras de la conducta infantil y rendimiento escolar, control de las conductas desadaptativas en el aula, control de la conducta en instituciones (hospitales, prisiones…), así como mejora del rendimiento laboral y deportivo.

Reforzamiento Extrínseco e Intrínseco

El reforzamiento extrínseco se refiere a la administración externa de reforzamiento. Las personas adultas mantienen gran parte de su
comportamiento por reforzamiento intrínseco “sentimientos de orgullo”, “aprobación de su propio comportamiento”…, sin embargo, antes de que estas conductas se puedan mantener por este tipo de reforzamiento generalmente han sido reforzadas externamente.

Tipos de Reforzadores

Reforzadores materiales: se refiere a premios que podemos tocar, tienen una realidad física, por ejemplo alimentos, bebida, dinero, diplomas y, en general, toda clase de objetos.
Tienen la ventaja de que se pueden cuantificar fácilmente y entregar de manera graduada. Los reforzadores primarios, como alimento y bebida, aunque pueden ser muy potentes pueden producir saciedad por lo que se aconseja prudencia en su utilización. Los reforzadores generalizados evitan el problema de la saciación ya que pueden cambiarse por distintos reforzadores materiales, un ejemplo son las fichas o el dinero.

Reforzadores sociales:  la atención, sonrisas, elogios, comentarios verbales, etc. son poderosos reforzadores que acontecen de forma natural en la vida diaria y que tienen un notable efecto en la conducta. La ventaja de este tipo de reforzadores es que pueden suministrarse con facilidad inmediatamente después de la emisión de la conducta. Suelen ser los reforzadores más frecuentes en la vida cotidiana.

Reforzadores de actividad: se puede aumentar la probabilidad de una conducta haciendo que vaya seguida de manera contingente por una actividad que es agradable para la persona en cuestión (por ej., después de que termines de estudiar podrás ir a jugar). Este tipo de reforzamiento se basa en el Principio de Premack, que establece que
cualquier actividad o conducta de alta frecuencia puede servir como reforzador para una conducta de probabilidad de emisión más baja.

Cómo aplicar correctamente un programa de modificación de conducta

1. Detallar la conducta que se desea instaurar o modificar

2. Establecer criterios sobre la frecuencia y el límite de tiempo en que debe llevarse a cabo la conducta

3. Señalar las contingencias que se derivarán de la emisión de las conducta (reforzamiento)

4. Especificar las contingencias que se producirán caso de no llevar a cabo la conducta

5. Conviene incluir bonificaciones adicionales si la persona/as implicadas exceden los requisitos mínimos del programa

6. Especificar como van a ser observadas y medidas las conductas para establecer si cumplen o no los criterios establecidos

7. Las contingencias especificadas tanto positivas como negativas, deben seguir con inmediatez a la emisión o no de las conductas

8. Inicialmente se debe buscar y recompensar pequeñas aproximaciones al rendimiento deseado

9. Se debe hacer especial hincapié en las consecuencias positivas frente a las aversivas

10. Tanto las conductas objetivo de intervención como las contingencias positivas y negativas, deben estar de acuerdo entre las distintas partes implicadas

11. Debemos hacer una hoja de registro donde se haga el seguimiento del programa.

10 reglas básicas para instaurar nuevas conductas en los niños:

1. La conducta exigida debe ser sencilla, fácil y la recompensa inmediata

2. La conducta deseada no debe exigirse de manera inmediata, sino que debe dividirse en pequeñas partes

3. Las recompensas por cumplir el contrato deben ser muy frecuentes aunque sean pequeñas

4. Debe especificar las conductas por cuyo cumplimiento se recompensará, no debe incluirse en el contrato “ser más obediente”, “estudiar más”. Debe especificar las conductas concretas

5. Debe compensar el comportamiento adecuado después de que ocurra, nunca antes

6. Debe ser razonable, es determinante que el niño lo acepte

7. Los términos del contrato deben estar claros, que debe hacerse y cuantas veces

8. El contrato debe ser honesto, debe ser cumplido por los padres y no olvidado

9. Debe ser positivo, lo importante para el niño es que le produzca secuencias positivas y no retirada de castigo

10. Debe ser usado de manera sistemática y no solo en ocasiones

Ejemplo:

Conducta a modificar:
Que nuestros hijos se acuesten no más tarde de las 22.00 horas

Frecuencia:
de domingo a jueves, ambos inclusive

Duración del programa:
un mes

Reforzador:
dinero

Criterio de administración del reforzador:

  • Si nuestro hijo se acuesta antes de las 22.00 horas: 1€
  • Si se acuesta entre las 22.01 y las 22.30 horas: 0,5€
  • Si se acuesta entre las 22.31 y las 23.00 horas: -0,5€
  • Si se acuesta más tarde de las 23.01 horas: -1€

Hoja de Registro

 

OBJETIVO: Acostarse antes de las 22.00 horas

Criterio: Antes 22.00 horas

1 €

Entre 22.01 y 22.30 horas

0,50 €

Entre 22.31 y 23.00 horas

-0,50 €

Después de las 23.01 horas

-1 €

Día/mes JUAN ANA LUCÍA

DOMINGO

Parcial diario
Acumulado

LUNES

Parcial diario
Acumulado

MARTES

Parcial diario
Acumulado

MIÉRCOLES

Parcial diario
Acumulado

JUEVES

Parcial diario
Acumulado
TOTAL SEMANAL
Día/mes JUAN ANA LUCÍA

DOMINGO

Parcial diario
Acumulado

LUNES

Parcial diario
Acumulado

MARTES

Parcial diario
Acumulado

MIÉRCOLES

Parcial diario
Acumulado

JUEVES

Parcial diario
Acumulado
TOTAL SEMANAL
Día/mes JUAN ANA LUCÍA

DOMINGO

Parcial diario
Acumulado

LUNES

Parcial diario
Acumulado

MARTES

Parcial diario
Acumulado

MIÉRCOLES

Parcial diario
Acumulado

JUEVES

Parcial diario
Acumulado
TOTAL SEMANAL
Día/mes JUAN ANA LUCÍA

DOMINGO

Parcial diario
Acumulado

LUNES

Parcial diario
Acumulado

MARTES

Parcial diario
Acumulado

MIÉRCOLES

Parcial diario
Acumulado

JUEVES

Parcial diario
Acumulado
TOTAL SEMANAL